Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Política de Cookies.

Colaboradores y Escuelas

Iberian & Klavier un auténtico lujo para celebrar el 50 aniversario de Juventudes Musicales de Alcalá

Escrito por Alfredo Guera . Publicado en Colaboradores

Es un honor poder comentar el concierto organizado el pasado día 3 de febrero en el Teatro Salón Cervantes de Alcalá de Henares para celebrar el quincuagésimo aniversario de Juventudes Musicales de Alcalá de Henares.

Lo que en tiempos se consideraba una edad honorable, por comenzar a ser algo vetusta; actualmente se considera una época de juventud tardía o madurez plena, llena de experiencia, con una visión de las cosas más realista y distanciada que en la primera juventud, pero en la que se puede mantener intacta la ilusión por innovar y desarrollar nuevas ideas. Esta ilusión, se manifiesta cada día y año tras año en el devenir de JJMM de Alcalá a través de las variadas actividades que desarrolla, así como es de destacar su modelo de educación musical se está extendiendo por numerosas Escuelas de música diseminadas por toda España.

ik alcala

Antes del concierto, Eva Alonso, directora de JJMM de Alcalá de Henares dirigió unas palabras conmemorando el 50º aniversario de la organización, en las que repasó su historia, momento actual, expansión y proyectos.

El concierto fue interpretado por el dúo de piano Iberian & Klavier, formado por Manuel Tévar y Laura Sierra, un auténtico lujo puesto el viernes pasado al alcance de todos los alcalaínos. Los dúos estables de piano son raros, muy raros porque la carrera de los pianistas es solitaria desde que comienzan sus clases en el conservatorio, sin las “colectivas”, “orquestas” y “bandas” de los otros instrumentistas. Pero en este caso, el amor personal (los miembros del dúo son una feliz y compenetrada pareja) y el amor a la música, han trascendido la esfera de lo privado, permitiéndonos disfrutar al público de esta agrupación instrumental relativamente exótica (en el sentido de poco frecuente). La trayectoria de Iberian & Klavier comenzó en el año 2009 y desde entonces han ido desarrollando una magnífica vida profesional que incluye conciertos en el Carnegie Hall (Nueva York), en Europa ( Dresde, Viena, …), en Latinoamérica y, por supuesto, en el Auditorio Nacional de Música de Madrid, el Palau de la Música de Barcelona y muchos otros lugares de España. Manuel Tévar, quien estudió en el conservatorio de Alcalá y fue miembro de las JJMM complutenses, es actualmente profesor del conservatorio Teresa Berganza de Madrid y, además de pianista, es compositor y un prestigioso director de orquesta (ha tenido un gran éxito de crítica en Francia). Laura Sierra, quien es reconocida como una de las pianistas jóvenes con más talento y proyección internacional, dirige el centro de formación musical L’Atelier de Musique en Madrid. Ambos componentes del dúo tienen, tanto por separado como conjuntamente, un repertorio muy amplio y ecléctico que abarca desde el barroco a la música contemporánea. A esta última y, en especial, a la creada por los actuales compositores españoles y latinoamericanos, le han dedicado gran atención, indicativo de su espíritu renovador y creativo.

Para comenzar este concierto, Iberian & Klavier escogieron dos obras recogidas en su último disco (Bon voyage, homenaje a E. Granados; ibemusik 2016). La primera obra que interpretaron fue la Fantasía en Fa menor D 940, una impresionante y melancólica composición, escrita por F. Schubert en 1828, en los últimos meses de su vida, expresamente para piano a cuatro manos. Una obra muy compleja, con cuatro movimiento interconectados entre sí, llena de matices que llevan continuamente de la alegría a la tristeza, de la exaltación a una tensa calma. Una pieza que no admite el mero virtuosismo técnico (aunque sea completamente necesario), sino que precisa, como nos demostraron Iberian & Klavier, de una gran sensibilidad y capacidad de transmisión. Tras la romántica tormenta de sentimientos schubertiana, en un programa que estaba perfectamente equilibrado, era necesario tomarse un momento de relajación. Los intérpretes acompañan (y consiguen que todo el público les sigamos) a Granados en su visita a una aldea. Calma, observamos la salida del sol, un paseo donde nos cruzamos con una boda, siesta, cantos y danzas populares, la puesta del sol. Una interpretación que refleja un profundo estudio y reflexión sobre la obra de Enrique Granados (1867-1916) en el centenario de su muerte.

En la segunda parte del concierto se interpretó una versión de la 5ª sinfonía de Beethoven. Las transcripciones de obras sinfónicas para piano fueron muy populares durante el s. XIX y los primeros años del s.XX, una cuestión que probablemente estaba ligada a las veladas musicales de la burguesía en una época en la que no existían los medios de reproducción actuales. Liszt, por ejemplo, realizó numerosas transcripciones al piano de la obra de otros compositores de su tiempo y anteriores. Actualmente, acostumbrados a escuchar cómodamente en casa y con alta fidelidad las versiones de las mejores orquestas, resulta más difícil acostumbrarse a las limitaciones tímbricas de un solo instrumento cuando escuchamos obras tan populares y archiconocidas como esa 5ª sinfonía de Beethoven. Por ello nos quedamos realmente sorprendidos al escuchar la versión de Manuel Tévar y Laura Sierra: no sé cómo lo hacen, pero con un solo instrumento y veinte dedos consiguen emular perfectamente los tempi, articulaciones, entradas y matices de una orquesta sinfónica completa. Y este es además un pastelito con guinda, porque su interpretación es más emocionante que la que consiguen muchos directores con sus ochenta músicos detrás. Al final, aplausos contundentes y continuos y muchas peticiones de bis. Generoso, el Iberian & Klavier dúo, prorrogó el festín musical hasta que llegaron casi a la extenuación (es una pareja en buena forma física, evidentemente). Final muy divertido, con fragmentos del musical Cats (Memory de Andrew Lloyd Webber), de la banda sonora de “Desayuno con diamantes” (Breakfast at Tyffany’s, Moon River, H. Mancini), ambas completadas con improvisaciones sobre “Feliz en tu día” y “Cumpleaños feliz” y otras piezas, como la “Tris-tras polca” de J. Strauss.
En definitiva, un concierto que realmente se gozó y disfrutó.

Para terminar, al igual que hicieron los músicos, deseo desde aquí que Juventudes Musicales de Alcalá siga cumpliendo ¡muchos años más!

Alfredo Guéra

Galería de fotografías

No tienes permisos para enviar comentarios (sólo usuarios)

musizon bebescuadernos musizonmi tecladomi violindepianopercubon

Nuestras páginas en las redes sociales

logo facebook

logo juventudesmusicales letra
logo juventudesmusicales cara
logo facebook
logo musicaeduca
logo musizon letram
logo facebook

logo loscuadernosdemusizon
logo lacasitadelasnotas
logo facebook
logo mitecladotexto
logo lacasitadelasnotas
logo twitter

logo juventudesmusicales letra

logo musicaeduca
logo youtube

logo juventudesmusicales letra
logo juventudesmusicales cara
logo youtube
logo musicaeducalogo musizon video
logo issue 1

logo juventudesmusicales letra

logo musicaeduca